sábado, 28 de diciembre de 2013

"Los que elegimos ser pobres": Profesión Perpetua de 4 MSSCC

(Día 20 de Diciembre, aniversario de la muerte del P. Joaquim Rosselló, nuestro Fundador, tuvimos a cuatro de nuestros teólogos que hicieron su profesión perpetua. Consagrados a Dios y al servicio del pueblo para toda la vida. Los cuatro son africanos, pero viviendo en este momento en tres naciones diferentes: La 1ª foto es de Argentina, la 2ª de Rwanda, las 3ª y 4ª de República Dominicana. Muchos no conocen todavía estos MSSCC de la nueva generación. Por esto me ha parecido interesante reproducir las palabras de agradecimiento que leyeron Jean Claude, rwandés, y Alban Sostène, centroafricano, Desde aquí va nuestro abrazo de hermanos y de ánimo).

"Para nosotros decir gracias es hacer memoria del pasado con el fin de evocar la plétora de recuerdos y situaciones que están en las manos de Dios , y cientos de personas con las cuales compartimos nuestras vida; personas que nos han apoyado y han sido a menudo las mediaciones de la presencia de Dios para con nosotros.

Reconocemos que la presencia y la bondad de Dios hacia nosotros se materializaron por muchas personas, comenzando en la fase temprana de nuestra vida: nuestros padres, abuelos, hermanos, tíos, primos, amigos que nos cuidaron, nos tramitaron la fe y nos enseña a ver a Dios como un Padre lleno de amor. A continuación,  quisiéramos agradecer a todos los formadores que nos han apoyado a lo largo de nuestra formación inicial, ellos contribuyeron a la germinación de la semilla que Dios sembró en nosotros. No olvidamos a los cristianos de Camerún, República Dominicana, Kiziguro Nyakayaga , Nyarubuye , Gakenke Nyabisidu , Gwimiteleri incluyendo nuestros laicos msscc que constantemente nos animan y nos apoyan por sus gestos de amor: un saludo o una sonrisa acogedora.

A Dios, a todos los que viven y los que nos han precedido en el Reino de Dios, a nuestras hermanas msscc, a las hermanas Hijas de María, a las hermanas Abizeramariya, a los padres que vinieron de Burundi y toda la comunidad de la Republica Centroafricana representes en esta Eucaristía (a pesar de sus grandes labores, decidieron compartir con nosotros la alegría de nuestro “sí” definitivo al Señor: les decimos Gracias.

No todo se acaba con votos perpetuos y no todo va a terminar con las ordenaciones sacerdotales. Debido a que la vida religiosa no es una carrera de velocidad. Pero una carrera de fondo sin fin. Es decir, todo terminará cuando todos y cada uno mantenga su fidelidad para cumplir con el Dios de la vida. Necesitamos sus consejos y oraciones para permanecernos fieles a nuestro lema: " Los que elegimos ser pobres, tenemos a Dios por Rey." Sin su colaboración, este lema será convertida en slogan vacío de sentido y dará esta vuelta: " Los que elegimos ser rey, tenemos un pobre Dios. " verdadera Catástrofe! Contamos con ustedes! A nuestros compañeros novicios, es el Adviento, recordamos un himno que cambiamos en el noviciado cuando el acompañamiento será caliente con P. Petero " Tu que viene a salvarnos... ". Confíen en Jesús, girando sus ojos en la Virgen María, nuestra patrona, pues dijo un contemporáneo: " Si usted camina por sí solo va a ir rápido. Pero si usted camina acompañado irá más allá”. Nuestro fundador Joaquín Rosselló centró nuestro estilo de vida en dos puntos: El testimonio de vida y la predicación de la palabra de Dios. En nuestro retiro, nuestro predicador P. Petero Nolasque nos invitó a una predicación en la simplicidad. Y nos exhortó que nuestra actitud debe ser impecable, cortés, hospitalario, enemigo de peroraciones y desprendida al dinero, sabiendo gobernar, piadoso,  amigo del bien y enemigo del alcohol: “Murakoze karidwi Padiri” . 

El Espíritu del Padre Pere y los mártires del Coll nos ayude a llevar nuestra cruz sin tregua hasta el último aliento. En la primera homilía de su pontificado, ante todos los cardenales, el Papa Francisco dijo: “ Cuando caminamos sin la cruz, cuando construimos sin la cruz y cuando proclamamos a Cristo sin la cruz, no somos discípulos del Señor: somos mundanos, somos obispos, curas, cardenales, papas, todo esto, pero no somos discípulos del Señor", Esta frase quedará grabada en nuestro corazón. ¡Gracias y feliz fiesta de Pascua de nuestro padre fundador a todas y a todos!"


sábado, 14 de diciembre de 2013

HERODES REI, EL MESSIES REI

Ahir vaig assistir a la representació d’Herodes Rei.  Feia mil anys que no anava al teatre, però aquesta vegada em vaig sentir obligat: “Si no hi anam noltros, qui hi anirà?”· Idò hi havia mitja sala, més bé de parelles joves, un pare amb el fill adolescent, alguns majors… Unes lletres grosses plantejaven la pregunta:   ” El poder corromp?”. “La resposta ens porta a una altra pregunta: per què encara n’hi tants com ell? El personatge dèspota i tirànic d’Herodes és capaç d’assassinar el seu poble per mantenir-se en el poder:         “…enc que m’hagi de costar / per aquest tron conservar / sa sang de tot es meu poble”, talment la classe política que ens governa que davant la crisi econòmica no ha dubtat a deixar milions de ciutadans sense feina, a més d’ofegar-nos amb grans pujades d’imposts (21% d’IVA cultural, entre d’altres), sense oblidar que davant dels escàndols de corrupció no ha dimitit ningú ni per ètica professional” (Rafel Duran).

Els artistes ens eren familiars, de la nostra televisió. El meu amic comentava: “No m’esperava una companyia tan bona!”. I la força que li donen els mitjans audiovisuals, molt bé. Ara a mi em preocupa un altre tema: El text s’ha secularitzat. Es parla del messies, del senyal, de les profecies sense donar-li un sentit pròpiament religiós. A mi em va faltar qualque cosa. Així com la matança dels innocents ens arriba a escarrufar quan l’escorta se’n tem que li maten el propi fillet… que és un drama que ens toca a tots nosaltres. Però i la fe i l’esperança i el compliment de les promeses? Com sortim més reforçats de la funció, després de reviure aquest gran Relat?


El poble resistent només es menciona una vegada… no diria que el sentíssim viu i present. El messies que ve del cel? Sí, això desconcerta i enrabia el rei. Però gairebé em sonà com si hagués de venir la salvació de Brusel·les o de Washington. Jo crec en la força de les profecies ancestrals. Són promesa de Déu. Quan tornava a casa, passà un grupet de joves amb “litrones” a les mans. I vaig sentir un que deia: “Es que nos quitan nuestro derecho de salir a la calle, la calle es nuestra”… Si no hi ha més fonament, transcendent… Si no hi ha més drets humans, això m’anima poc. En resum, m’ha agradat la representació i la pregunta sobre l’abús de poder i la corrupció que ens escandalitza. Però per a mi Nadal és l’astorament provocat per un Déu que es fa home, víctima perseguida i mort a la creu amb tots els crucificats, en el nostre lloc… Jamai vençut. A mi no m’interessa que Herodes invoqui els dimoniots i l’infern com “un gran silenci”…  

Crec en el cant de la sibil·la, tota vestida de vermell, amb les mans enguantades i l’espasa que donava voltes, com una ruleta que es pot aturar davant tu i davant mi… Humil verge, que haveu parit… Jo hi crec. El Fill de Déu fet Home, fet Poble. És el senyal que han desxifrat els mags i que els ha posat en camí per adorar-lo. Jo crec que la justícia i la pau es besaran.

lunes, 2 de diciembre de 2013

A propósito de la fe al comenzar el Adviento



El sábado pasado conversé un rato con Miguel Ángel, un antiguo alumno de biblia de hace 40 años. Luego me envía este mensaje sobre la fe. Me parece muy buena reflexión para empezar el tiempo de Adviento.


La fe que es gracia y compromiso. Nosotros que caminamos como "el caballero de la fe". Es curioso que anoche vi la película "Justin" de Antonio Banderas. ¿Nos decidimos por el mundo de las leyes o por el mundo del honor de Dios y de las causas perdidas de los hombres? 

Probablemente nosotros ya no somos el caballero trágico del existencialista Kierkegarrd, como entendía el Quijote o el patriarca Abraham con sus caminos solitarios. Ni tampoco damos para ser nombrados caballeros cazadores de dragones al estilo de la Edad Media. Pero, así y todo, estamos llamados a actuar, a dar el salto de trampolín y a comprometernos.

"Recuerdo que siendo alumno tuyo, en el C.E.S.E, me prestaste el libro de Søren Kierkegaard "El
caballero de la fe". Fue para mí toda una experiencia enfrentarme a sus reflexiones. Tú me dijiste,                   cuando te comenté lo enriquecedora que fue su lectura, "està molt bé, però això no és sa fe
cristiana".

En aquel año viví la mejor experiencia mística de mi vida (perdona mi petulancia pero no
encuentro mejor expresión). Desde entonces voy por la vida como un ciego a tientas en la
búsqueda de la fe, intentando retener en mi memoria emotiva y espiritual aquel sentimiento,
sentimiento que tiempo después sigo reconociendo como la gracia de la fe.

Ciertamente es inútil pretender retener la fe, debo aceptar que es una gracia y, como tal, aceptar
que lo único que puedo hacer, es rogar a Dios para que me permita seguir buscándolo. Si sigues
persistiendo, en un instante aparece ese hálito en el momento justo para recordarte que, en tu
soledad, no estás sólo y que Él nunca dejó de estar contigo.

Y, si bien es cierto que la fe es algo así como abandonarse en sus brazos, cerrar los ojos y saltar
al vacío en la certeza de que Él te salva, no lo es menos que en el ínterin debemos trabajar dando
lo mejor de nosotros, como bien decía San Pablo a los Tesalonicenses "...yo trabajo cada día
hasta la extenuación y vosotros debéis hacer lo mismo, el que no trabaje que no coma...". Porque
la Fe no es inoperancia, antes al contrario, siendo una gracia que se da al paciente, impele a la
acción y en esa acción encuentra la felicidad el creyente. Sobre cómo actuar, creo que la
respuesta es simple, Jesús nos lo dejó claro, me lo recuerda continuamente mi buen amigo Jaime
Rovira "Amaos los unos a los otros como yo os he amado". Es la receta: hacer el bien.
Empezando por uno mismo, haciéndote el bien (es decir, alejándote del mal), siguiendo por tu
entorno más cercano (hacer lo que sea mejor para tu hermano no siempre es hacer lo que tu
hermano quiere que hagas) y, como bien dice el Papa, rogar a Dios.

No me preguntes porqué escribo esto, ni yo lo sé, he sentido el impulso de hacerlo y de alguna
forma quería agradecerte la ayuda que me has prestado cada vez que nos hemos visto.
Gracias Jaime, rogaré por tí y por tu ministerio"

Foto: Portal principal del Santuari de Lluc 

miércoles, 6 de noviembre de 2013

La trampa saducea de la resurrección (Domingo XXXII ciclo C, Lc 20.27-38)

El evangelio de hoy tiene una trampa saducea que me provoca. Una "trampa saducea", según Wikipedia, la enciclopedia digital, “es una pregunta capciosa que se plantea con ánimo de comprometer al interlocutor, ya que cualquier respuesta que dé puede ser malinterpretada o considerada inconveniente. Alude a los saduceos, quienessegún los Evangelios plantearon a Jesús varias cuestiones de este tipo (por ejemplo, si debían cumplir el mandato de Moisés de lapidar a las adúlteras o si era lícito pagar impuestos al César romano)”.

O si era posible la resurrección. Voy a hacer una lectura del Evangelio, actualizada a nuestras inquietudes de hoy, firmemente apoyada en el texto de Lc comentado por el pastor evangélico F. Bovon.

1  1.   ¿Vale la pena que las mujeres resuciten si siempre acabarán sometidas a un varón?

El texto está leído desde una visión masculina:  supone la poliandria y una ley del levirato para asegurar descendencia a los hombres, que no se pierda su apellido. “El lector moderno queda consternado por el androcentrismo inherente a este mandamiento mosaico y a la narración elaborada por los saduceos. El varón decide: es él quien “toma” a la mujer y el que “tiene” una mujer. Lo único que se espera de ella es que dé a luz descendencia, sobre todo varonil. Y cuando la “mujer” se convierte en sujeto gramatical de la frase, en el v. 33, es para preguntarse de quién será la esposa en la resurrección de los muertos...; uno tendría casi ganas de decir : “su objeto” (F. Bovon, El Evangelio según san Lucas, IV, 133).

Mucha gente de hoy  tienen una creencia de Antiguo Testamento: “sobrevivirás por tus hijos. Son ellos quienes llevarán tu nombre”.  Entonces  ¿no hay vida personal para todos y todas? “Si esto se hace realidad, conviene sólo a los varones, a los padres y al hijo”. Las mujeres (más religiosas!) tienen que recortar sus expectativas.

Pero esto tiene su lado bueno desde la perspectiva feminista:  ¿vale la pena prolongar lo que algunos llaman “vida” (resucitar), si siempre acabaremos llevando una vida de zombis, sometidas a un varón? 
    
2.        2. Todos somos iguales

” El giro que dará el relato con la intervención de Jesús modificará esta perspectiva mediante la evocación de una vida, en el tiempo futuro, liberada de la coacción conyugal”. 

“No se casan ni las hijas son dadas en matrimonio... No pueden ya morir porque son iguales a los ángeles y son hijos de Dios al ser hijos de la resurrección ” (Lc 20,35-36).

En “el tiempo que trae Jesús”, en el “Evangelio que Pablo predica” las relaciones son de otra manera: Una joven se casa cuando y con quien quiere, los matrimonios se respetan en la entrega mutua y las viudas son libres de volver a casarse o de dedicarse a la comunidad (cfr 1 Cor 7: “cada uno recibe de Dios un don particular”).

Estamos llamados a ser libres “como los ángeles”. Con la dignidad de hijos e hijas del Altísimo, y no esclavos. 
       
3    3. Un Dios de vivos

Pero “los saduceos se equivocan de referencia bíblica”. Jesús cita otro texto en favor de la resurrección que antes no había citado nadie (en el episodio de la zarza): El Señor es el Dios de los padres, “no es un Dios de muertos, sino de vivos, porque todos viven por él” (vv-37-38; cfr. Ex 3,15). Un estudio erudito (F- Dreyfus) ha demostrado que esto significa ”el Dios que se hace cargo de los padres”, que nunca deja de cumplir su promesa. Dios es “donador de vida”, “amante de la vida”. Creer en Dios significa oponerse a la muerte de sus hijos e hijas.


Lc probablemente lo refiere a toda la humanidad. Karl Barth insiste en que esta promesa se realiza sobre todo en la Iglesia, visible e invisible, la Iglesia militante y triunfante, la Iglesia de los vivos y de los muertos. No renunciemos a nuestra esperanza.

Foto: Mural de M. Cerezo  

sábado, 26 de octubre de 2013

Festa de la Mare de Déu de Lluc (Palma 26.10.2013)

Als evangelis d’aquests diumenges sant Lluc ens vol ensenyar que “cal pregar sempre sense defallir”. La vertadera religió s’ha de viure al temple i a ca nostra. 


“Dos homes pujaren al temple a pregar”. Quan la fe es viu de manera individual i deslligada dels altres, podem caure en el fariseisme de pensar que ja som justs i tenir els altres per no res. Llavors ens construïm un déu fals, que té consideracions pel prestigi o per les pràctiques religioses. El Temple ja no és Casa d’ Oració i es pot convertir en un mercat (per comprar els favors de Déu i de la Mare de Déu amb les bones obres o amb les ofrenes que facem), amb una cova de lladres (si duim les mans tacades per la corrupció d’aquest món).

Quan la fe es viu comunitàriament, amb els demés, i es fa eclesial i social, llavors ens sentim pobres pecadors. Ens sentim beneïts per un Déu que escolta la pregària dels oprimits, dels orfes i les vídues (cfr. Sir 35,16-17). Ens tornam a casa perdonats, la nostra casa és un temple… La nostra vida profana, fora del temple, és a dir: les relacions de família i de la feina, les penes i les curolles, tota la nostra vida de cada dia, diu sant Pau que és oferta com una libació vessada sobre l’altar, com una missa celebrada per cadascú de nosaltres, homes i dones que som membres d’un poble sacerdotal. Com una lluita en un noble combat, com una cursa fins a la meta de Déu. Un dia sentirem que “ja m’ha arribat el moment de desfer les amarres i deixar el port”. Aleshores tota la vida es fa oració i descobrim, que Déu ens ha salvat de la gola del lleó, en protegeix de tots els qui ens volen perjudicar, i ens guardarà per al seu Regne celestial (cfr.1Tm 4,6-18).

Avui, que celebram en aquesta antiga església la festa de la Moreneta, hem cantat el càntic de Maria que sant Lluc ens presenta com a model de la vertadera pregària. L’al·lota verge que sabia escoltar la veu de Déu al seu poble de Natzaret: “No tenguis por, Maria. Déu t’ha concedit la seva gràcia. Déu compta amb tu”. Maria que no necessita pujar al temple per pregar, se’n va de pressa a la muntanya, a servir la seva cosina embarassada. “Feliç tu que has cregut”. Elisabet la felicita per la seva fe. I Maria prega: “La meva ànima magnifica el Senyor perquè ha mirat la petitesa de la seva serventa”.  Ella se sent escollida, estimada, justificada, benaventurada. “El Totpoderós obra en mi meravelles”. En ella i en tots els qui creuen i especialment “umpl de béns els pobres i els rics se’n tornen sense res” i beneeix el seu Poble.


Com el cobrador d’imposts de l’evangeli d’avui,  Maria “es va quedar uns tres mesos i després se’n tornà a ca seva”… La casa de Natzaret es convertí en temple de la Sagrada Família. L’estable de Betlem en un altar. Quan portin Jesús a Jerusalem per presentar-lo al Senyor, els profetes el reconeixeran i li diran: Aquest Infant és el Pare de la humanitat, la Llum que il·lumina les tenebres, el Salvador que esperam.

Nosaltres també podem reconèixer el Santuari de la Mare de Déu de Lluc a prop de ca nostra, enmig de la ciutat. Demanem  a la Mare de Déu que ens acompanyi sempre i que ens ensenyi a reconèixer el seu Fill present a la nostra vida, que és la millor manera de pregar.

Fotos: Capella de l'església dels Sagrats Cors i veneració del poble.

viernes, 9 de agosto de 2013

La campana de Sant Honorat (Carta con motivo del 123 Aniversario de la Fundación y del 25 Aniversario del P. Paco Fernández Salinas)


Queridos hermanos,
escribe el P. Joaquim Rosselló que aquel 17 de Agosto de 1890 “la campana de la Ermita con repiqueo nunca tal vez tan desusado anuncia la fundación” (NC XII, 52). Todavía repica cada año, anunciando el comienzo de noviciado (8 en Butare, Rwanda), la primera profesión (2 en Santiago, RD y 8 que ya la adelantaron una semana en el país de las mil colinas), la renovación de votos por otro año (3 de Rwanda, 14 de Camerún, 2 de S. Domingo, 1 providencialmente en el mismo Sant Honorat), o por toda la vida (los demás congregantes); tengamos en cuenta también la renovación de la promesa de algunos Laicos Misioneros asociados a la Espiritualidad y Misión de la Congregación.

Este año repica la campana convocando a Capítulo General, para hacer expresa renovación del proyecto que impulsó el P. Pere Riera, nuestro recordado Visitador General. Nos llama a empeñarnos seriamente en la evaluación, en la programación, en las elecciones, en el discernimiento de nuevas formas de autoridad en nuestra familia religiosa.

Y nos llega el repique de una campanita desde el Sur profundo de la Patagonia argentina (de Ingeniero Jacobacci, Río Negro), que celebra el 25 aniversario del traspaso del P. Francisco Fernández Salinas (recordado por todos como P. Paco). El P. Daniel E. Echeverría, delegado del Plata, y el P. Cándido Del Val, pionero y compañero en la aventura patagónica, representan a nuestra Congregación en este evento.

No tenemos intención de beatificar nuevos santos, y mucho menos imponerlos a nadie, pero tampoco descuidar el modelo de los que guarda en lugar destacado la memoria de nuestro pueblo. El P. Paco encarna para mucha gente un modo de ser Iglesia y de ser MSSCC, emparentado con las grandes intuiciones del Vaticano II. Con esta ocasión le pareció oportuno al Consejo General, a la Delegación del Plata y a la Fundación MISSIONE PATAGONIA ONLUS dar a la imprenta unos materiales que yo mismo publiqué en la web de la Congregación (www.msscc.org en el blog “Con el corazón en la mano”), con motivo del 20 aniversario.

Reproduzco aquí cierto Itinerario de Espiritualidad hacia los últimos de la tierra (que encontrarán al final del libro y conformado por los siguientes elementos)
• Espíritu de oración
• Celo misionero (compartido con religiosas y laicado)
• Inculturación en la Iglesia local
• Teología de la Liberación
• Espiritualidad de los SS. Corazones (Identificación con el Traspasado)

1.      Desde el principio, Paco alimentó un fuerte espíritu contemplativo. “Nu­estro espíritu de contemplación tiene un carácter eminentemente apostólico. En la oración reconocemos la acción de Dios en la historia, y toda nuestra vida es solidaridad con los hermanos, sobre todo con los pobres y con los que sufren” (Reglas, 57). La “Red de Solidariedad Misionera” se conecta, se alimenta, se intercomunica de un modo casi carnal, a través de la adoración al Santísimo.
2.      El equipo misionero se va configurando con nuevas vocaciones y ministeri­os de los diversos estamentos del Pueblo de Dios. Las religiosas, entre las que sobresalen las Hermanas de San José, parejas de matrimonios jóvenes al frente de la comunidad, grupos de laicos adultos, incluso los cursillistas, empiezan a salir de la zona urbana a los extensos campos.                                                                                          
3.      Su programa de inculturación: “Estar con el pueblo, partir desde el pueblo, escuchar al pueblo, trabajar con el pueblo y desde el pueblo”. Su opción pre­ferencial fue por los mapuches y son los mismos indígenas quienes lo llaman hermano y parte de su movimiento.
4.      La Teología de la Liberación como espiritualidad que lo mueve y alimenta. “Tanto en Argentina como en Italia, aparece con más lucidez que las heridas del pastor Paco están relacionadas con los golpes que recibe el pueblo mapuche, las ovejas que se quieren liberar La contienda no es por unas migajas caídas de la mesa del primer mundo, ni meras obras de promoción humana como una ONG más. Lo que se juega en Jacobacci es el proyecto de liberación de Medellín. Un pueblo multisecular que se pone de pié, la Resurrección del Señor que desplie­ga su poder en la historia y en una geografía” (J. Reynés). “Sí, viendo a Paco, podemos decir decididamente que la Pascua es posible. Pero no sólo la Pascua de Jesús, sino nuestra Pascua y sobre todo la Pascua de los que sufren la injus­ticia” (B. Alemany).
5.      La Espiritualidad de los SS. Corazones: “¿Dónde había aprendido Fran­cesco aquella riqueza de su formación, tan apreciada? Él era un hombre - sa­cerdote - misionero de los SS. Corazones. “El credo” que los misioneros pro­nuncian al entrar en la Congregación (…) se convertirá en el hilo conductor de toda su vida. P. Francesco ha vivido plenamente, sobre todo el aspecto social de la espiritualidad sacricordiana, referente a los Sagrados Corazones de Jesús y de María. Una ampliación y concretización de la devoción al Corazón de Je­sús, que se ha manifestado más claramente después del 1600 (apariciones de Paray-le-Monial). Francesco era un sacerdote religioso, no diocesano, que obe­decía una regla de vida basada en el evangelio y especialmente en aquella parte del Corazón traspasado de que habla San Juan 19. Congregación fundada por el P. Joaquín Rosselló, que marcó a sus hijos espirituales “la búsqueda del Rei­no” como objetivo, por la vía de la unión y la contemplación. La vida apostóli­ca, en consecuencia, es “prender este fuego en todos los hombres”. Francesco sopla sobre este fuego dormido en cada persona para reavivarlo. Misionero del “fuego de Dios”, aquel que Jesús de Nazaret ansiaba prender en la tierra, y por el cual había bajado del cielo” (Anna Mª. Ercoli).

“Para sorpresa nuestra, muchos lo descubren como un auténtico Misionero de los Sagrados Corazones. Él que nunca había destacado por sus estudios del ca­risma o por su dedicación a las tareas congregacionales. Jamás resultó elegido para ningún Capítulo, Junta o comisión de renovación. Y, sin embargo, quie­nes lo conocían descubrieron que Paco estaba enamorado del Corazón de Je­sús, que invocaba a los SS. CC. continuamente. Era un hombre convencido de que su misión procedía del amor de Dios y que los SS. Corazones peregrina­ban con él. Envidiable síntesis que conectaba el sufrimiento de los “pequeños” con el amor y espiritualidad de los Sagrados Corazones. Paco había hecho de ellos su principio dinámico y la unidad de su vida de que hablan las Reglas de su Congregación. Cuando llega el crisol de la enfermedad, que no puede ex­plicarse racionalmente, se impone un salto cualitativo. Muchos empiezan a sos­pechar que Dios tiene algún pacto secreto con él: “Vos debés estar muy adentro del Corazón del Padre” (C. Calgaro). “Los SS. Corazones te han elegido como el predilecto de su ternura y amor para que entendamos muchos (congregantes o no) el mensaje redentor del dolor y de la entrega” (J. Alegría). Con su jade­ante carrera llegará a profundizar líneas ascéticas y místicas de purificación en el amor, de ofrenda como víctima expiatoria, de identificación con el Crucifi­cado...” (J. Reynés).
“Paco, que une sus dolores a los dolores del Corazón de Jesús y al de María, nos está diciendo que nuestros corazones también tienen que estar traspasados por el dolor y la causa de los más marginados” (Bernardo Alemany).

Que el Señor nos bendiga con el don de entrar en la preparación del nuevo Capítulo, con ilusión y compromiso. Avivemos su espíritu renovando nuestro Acto de fe en los Corazones de Jesús y de María:                             Creemos en el poder del amor que animó al P. Paco                                                                                        y a tantos hombres y mujeres que nos precedieron                                                                                            en servir hasta la muerte.                                                                                                              Creemos que la salvación nos llega por la Santa Cruz
y la Resurrección del Señor.                                           Nos comprometemos a buscar en primer lugar el Reino de Dios por las vías de la contemplación y de la misión que busca por todos los medios posibles la salvación de los hombres.
A pesar de la homogeneización y de la crisis capitalista,
mantendremos que el Sur también existe
y pondremos nuestra esperanza en la fuerza de los débiles.
No separaremos la contemplación de la evangelización
ni la promoción de la liberación.
Lucharemos contra toda forma de clericalización de la Iglesia
para que los laicos asuman su vocación y desarrollen sus carismas
y juntos compartamos la pasión de los Corazones de Jesús

y de María, que es el Reino. Amén.

Fotos: Espadaña de la Ermita, P. Paco y mapas de la misión patagónica

lunes, 22 de julio de 2013

Necesitamos recordar a nuestros santos (Mn Gabriel Amengual)

(Fragmento de la homilía de la Fiesta Litúrgica de los Mártires del Coll en la Catedral de Palma, 21. 7. 13)
...
Esta bella historia (de Marta y María) de acogida y de servicio a Jesús en los pobres es una constante en la historia de la Iglesia, gracias a tantos seguidores fieles de Jesús. Al convocar el Año de la Fe el Papa Benedicto XVI nos recordaba no sólo la vida de fe de María y de los Apóstoles sino también la de tantos hombres y mujeres que a lo largo de la historia han dado testimonio de su fe de los modos más diversos. Para recordar a los hijos predilectos de la Iglesia de Mallorca, ilustres por su testimonio de fe, hemos querido reunir sus nombres en un Memorial de los Santos y Beatos. Ahí figuran como frutos preciosos del árbol de la vida.
Hoy celebramos la fiesta de los beatos mártires del Coll de Barcelona: Simón Reynés, Miguel Pons, Francisco Mayol y Pablo Noguera, Misioneros de los Sagrados Corazones y las Hermanas Franciscanas Hijas de la Misericordia Catalina Caldés y Micaela Rullán. Servían a una de las parroquias más pobres de Barcelona, en un barrio de los alrededores de la ciudad; las religiosas se dedicaban a la educación de los niños y al cuidado de los enfermos. Queremos agradecer que el Vicario General de los Misioneros haya venido a concelebrar esta eucaristía con nosotros, así como que un nutrido grupo de Franciscanas se haya sumado a esta celebración.
¿Por qué es importante recordarlos? Porque con su vida el Señor nos brinda un ejemplo. Ciertamente seguimos a Jesús, el único Maestro y Señor. Pero hay muchas maneras de seguirlo, porque cada uno tiene su temperamento y carácter. A lo largo de la historia nos encontramos con una gran riqueza de maneras de vivir el evangelio, según las diferentes épocas y culturas. Los santos nos ofrecen cada uno un itinerario concreto y humano. Ellos nos explican el evangelio, a veces con instrucciones, pero siempre con su vida. Ellos son los que mantienen la santidad en la Iglesia, son los grandes teólogos, porque han comprendido y vivido el evangelio. Tienen la autoridad del testimonio, la autoridad de haber ido tras las huellas del Crucificado Resucitado, entregándole su vida por amor y en servicio a los demás.
Necesitamos modelos, porque los ejemplos atraen, porque nuestra identidad se forja no tanto con ideas sino identificándonos con alguien que vive el ideal evangélico, viendo prácticamente como se vive.
Necesitamos recordarlos para que conozcamos la familia a la que pertenecemos, para ver en la práctica nuestro estilo de vida, para tomar conciencia de la tradición que nos mantiene y de la que somos continuadores. Conocer nuestra estirpe nos da raíces. Con ellos nos sentimos acompañados, orientados y alentados en nuestro seguimiento de Jesús. Con ellos nos sentimos arropados y sostenidos. Porque son una ayuda, un espaldarazo a seguir; en ellos vemos que es posible vivir el ideal evangélico.
Y son unos intercesores, con los que nos podemos sentir unidos. Con ellos vivimos la “comunión de los santos”. La intercesión es compartir lo más importante en nuestra gran comunidad de vida que formamos todos los cristianos, tanto los presentes esparcidos por todo el orbe de la tierra, como con los del pasado. Es muy bello sentirse acompañado en lo más íntimo e importante de nuestra vida, nuestra fe. Interceder es orar para que se cumpla la voluntad de salvación que Dios tiene para la humanidad y para cada uno de nosotros. Los podemos invocar para que nos acompañen en nuestro camino, nos den su aliento.
Después de la misa iremos a rezar ante el Memorial, en un acto de recuerdo y de veneración. A ello os invitamos a todos, especialmente en los días dedicados al recuerdo de alguno de ellos.


domingo, 21 de julio de 2013

Fiesta Litúrgica de nuestros mártires del Coll (Barcelona)

Hoy he ido a concelebrar la eucaristía en la Catedral, a representar la Congregación en una misa que homenajeaba a nuestros mártires. Me acompañó el P. Toni Vallcaneras y un nutrido grupo de Franciscanas Hijas de la Misericordia. Presidió la celebración el buen amigo D. Gabriel Amengual, asistido por otros tres canónigos. En la homilía habló de la virtud de la hospitalidad: Donde algunos, sin saber, acogemos ángeles, acogemos al mismo Cristo. Los mártires, como María de Betania, se han hecho discípulos de Jesús, sentado a sus pies, derramado su vida por él, mucho más valiosa que el perfume de nardo. Los mártires reivindican nuestra llamada a la santidad en la Iglesia de todos los tiempos, la donación gratuita hasta el exceso. Al final, hemos ido a prender una luz en el árbol-memorial de los santos y beatos de Mallorca. Yo pensaba en la señora Prudencia Canyelles: No se mencionó su nombre porque no era mallorquina, pero nadie como ella nos enseña hoy lo que significa la hospitalidad cristiana. Fue mártir por acoger a unos hermanos perseguidos injustamente. De manera especial, les he suplicado que nos ayuden a dar testimonio en nuestro mundo y a preparar el nuevo Capítulo General con rigor y esperanza.

Fragmento de la Carta a todos los congregantes, religiosos, laicos y laicas, con motivo de la Fiesta Litúrgica de los Mártires del Coll (21 Julio 2013)

Queridos hermanos y hermanas:
El 23 de Julio recurre un nuevo aniversario del martirio del P. Francesc Solivellas y compañeros mártires, Fiesta que la Liturgia anticipa al próximo domingo 21 y que espero celebraremos con mucho gozo. Permítanme que, en esta carta de ánimo, recoja algunos de los conceptos que debatimos en el proceso de beatificación y que, si los  actualizamos, nos ayudarán en las particulares circunstancias que vivimos.

Mártires por Cristo
nNuestros hermanos y hermanas fueron asesinados simplemente por ser religiosos o por dar refugio a religiosos. En el sentido tradicional son “mártires por Cristo”, pues vivieron y murieron identificados con Cristo, dando prueba del amor más grande (cf.  Jn 15,13).
nMurieron por el “odium fidei”, o, como matizan algunos, por el “odium ecclesiae”: fanatismo de las turbas anarquistas, deseosas de exterminar una Iglesia que veían contraria a los intereses del pueblo.

Mártires del Coll
Personalmente no merecían esta muerte, pues cuando los llamamos mártires del Coll, nos referimos a un grupo humilde al estilo de las personas sencillas que describen las bienaventuranzas: mansos y de corazón pacífico, sin protagonismo político, al servicio de los pobres y enfermos de un barrio marginado de Barcelona.
nEn este sentido fueron mártires por la justicia: Como Jesús, quisieron cumplir la voluntad de Dios y fueron justos que murieron por los injustos (cf. Rm 5,6-10).
Entendemos que nuestra sociedad secularizada, dividida a la hora de reivindicar la memoria histórica de los mártires de la República, no aprecie tanto el testimonio de testigos que murieron de parte de la Iglesia, “como ovejas llevadas al matadero”.
nLos que tenemos fe apreciamos su testimonio como un rico patrimonio que nos llama a la conversión y coherencia evangélica. En todas partes, pero especialmente en España, su muerte por la justicia nos insta a ser agentes de reconciliación en un mundo todavía dividido y con sed de venganza.
nPueden ser también una profecía para nuestra Iglesia, a la que le cuesta vivir en la intemperie de los primeros siglos, cuando era pobre y libre, una minoría con capacidad de fermentar la masa.
nUna profecía sobre nuestra Congregación, pues, como escribía el P. J. Amengual Batle: “En la unión de una laica, de religiosos y religiosas, y de presbíteros, en un mismo escenario de la vida en Cristo, debemos ver una profecía sobre nuestra Congregación, que está llamada a consumar la gran aspiración de que, movidos por los Corazones de Jesús y de María, lleguemos a crear una comunidad que dé más credibilidad a la unidad e igualdad que provienen de la reconciliación con una misma sangre, con un mismo bautismo, de la unión en una misma eucaristía y de ser movidos por una misma agua que es el Espíritu que brota del lado abierto del Cristo” (Carta 6/11/2009).

Ampliación del concepto de martirio: Muerte por “odium iustitiae”, “odium misericordiae”, “odium ratiale” (odio a la justicia y a la misericordia, odio racial)

La beatificación de nuestros hermanos y hermanas mártires nos hace ver la necesidad de ampliar el concepto de martirio, de que hablan K. Rahner y muchos teólogos, en el contexto de las luchas activas por la verdad, la justicia y la paz en nuestro mundo actual.

Reafirmamos nuestra vocación de contemplar al Primer Mártir Traspasado en la cruz, junto a María, Reina de los mártires. Creemos que “el pueblo traspasado es el signo mayor ante el que estamos llamados a definirnos. Porque la mayoría de la humanidad sufre la crucifixión de la miseria y la exclusión a causa de un ordenamiento social promovido y sostenido por una minoría que ejerce su dominio de manera pecaminosa” (XVI Capítulo General, 1999). A servir este pueblo traspasado en tres continentes queremos consagrar nuestras vidas.

Por esto hacemos memoria también de tantos hermanos mayores que nos han precedido en la misma vocación, y pronunciamos con respeto el nombre de otros hermanos ilustres que iluminan nuestro camino.
·        En Europa, el papa Francisco nos invita a escuchar y a responder las acuciantes preguntas de Dios: "¿Adán, dónde estás?” (hombre/mujer, ¿cómo te sitúas ante la crisis?)", "¿dónde está tu hermano?" (¿de quién te haces prójimo, quiénes son tus amigos, a quiénes diriges tu pastoral?),  "¿quién de nosotros ha llorado por estas personas de la patera y por hechos como éste?" (¿qué haces para no caer en la “anestesia del corazón” y salir de la pompa de jabón del bienestar egoísta?) (Misa en Lampedusa, 08/07/2013).
·        En Argentina, donde celebramos el 25 aniversario del traspaso del P. Paco Fernández Salinas (+1988) que ofreció su vida por los mapuches de la Patagonia y reafirma nuestro compromiso de servir a los últimos de la tierra.
  • En el Caribe, donde los PP. Juan Horrach García (+1955) y Vicente Yábar Andueza (+1977) fueron los primeros en enterrarse en el surco de la misión. Desde entonces han aumentado las cruces en el Memorial que la Delegación custodia en la Islita. Donde se hacen verdad las palabras de monseñor Oscar Romero: “no es difícil servir a un pueblo como éste”.
  • En el crucificado continente africano, donde los primeros congregantes no dejaron de defender a su rebaño y acompañar a los refugiados en las horas más amargas. Honramos el testimonio de tantos congregantes que perdieron a sus familiares y fieles, sin dejarse envenenar por el rencor, ni renunciar a ser ministros de reconciliación. La vida ofrecida de los que ya murieron (Gérard Karuranga +1994, Jean Baptiste Nyandekwe +2010, Guillem Bauzà Bauzà +2011…) y nuestros seminarios, donde conviven jóvenes de diferentes etnias y culturas, son el mejor monumento levantado a su memoria.
... Que la preparación de un nuevo Capítulo General sea nuestra manera concreta de dar testimonio en nuestro mundo. Aprendamos de la fortaleza de los mártires, del tesón y la creatividad del P. Pere Riera, de tantos que nos precedieron a la Casa del Padre. Como se repite a menudo, no dejemos que nos roben la esperanza.


sábado, 8 de junio de 2013

Relato pascual de las exequias del P. Pere Riera (Vicenç Miró, msscc)


Querido Daniel:

Las exequias empezaron poco antes de las seis. Jaume hizo una introducción. Ricard Terrades, el director de la escolanía, cantó el salmo 23. Leímos una epístola y compartimos las oraciones. Después del padrenuestro, fuimos llevando a Pere en procesión al cementerio. El féretro lo portábamos familiares y congregantes, y algunos amigos, turnándonos, porque ya sabes que se hace cuesta arriba; además, muchos lo querían llevar. Cantábamos a cada paso “Dolç cor de Jesús, siau mon amor, dolç cor de María, siau ma salvació”. En la explanada del mirador, junto al pozo de los ermitaños, dejamos el féretro en ese altar gigante que es la roca de esa explanada. Leímos la carta de la Delegación del Plata, y le impusimos el poncho que le habíais regalado, mientras cantábamos, Mario Quintrilef guitarra en mano, la zamba de la esperanza.

Luego subimos hasta el cementerio, ya sólo los familiares y congregantes. Pudimos abrir de nuevo el féretro para darle el último adiós. Luego tuvimos que esperar un poco: había tantos coches en la entrada, que los de la funeraria no podían llegar. Lo pusimos en el nicho de arriba a la derecha. Cuando lo subíamos, cayó la llave del ataúd, y yo la recogí, no sé si por instinto de posesión, de guardar el cuerpo de Pere…



La gente se fue yendo. Yo me sentía feliz de que, al final, Pere pudiera estar en Sant Honorat (aunque no era él, sólo su cadáver, pero yo todavía no lo entendía).

A la noche me vinieron pensamientos. ¿Viste que estuvimos tan pendientes de su cuerpo todo este tiempo? (dándole de comer, acariciándolo, limpiándole, velándolo mientras el se esforzaba en seguir respirando durante los últimos días…). Me vino la idea de pensar: “pobre, lo hemos dejado allá solo, con tanto frío”… y es que hasta este momento no lo habíamos dejado solo ni de día ni de noche…

Esta mañana, en la oración en silencio, me vino a la memoria el relato de la resurrección en Juan:
“ Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Los dos iban corriendo juntos, pero el otro corrió más que Pedro y llegó primero al sepulcro. Se agachó a mirar y vio allí las vendas, pero no entró. Detrás de él llegó Simón Pedro, que entró en el sepulcro. Él también vio allí las vendas, y vio además que la tela que había servido para envolver la cabeza de Jesús no estaba junto a las vendas, sino enrollada y puesta aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, y vio lo que había pasado y creyó”. (Jn 20,3-8).


Y es que el sepulcro de Pere también estaba vacío. Él no estaba. Dentro sólo estaba la sábana que lo había envuelto su humanidad durante su vida terrena. Bonita reliquia, tejida desde las entrañas de su madre, que había vivido y amado, que se había desgastado y se había dejado acariciar… Pero Él no está. El está unido al cuerpo del resucitado de Jesús. ¿Sabes? Es como ese Jesús resucitado, que está en el frontón del portal de la Gloria de la catedral de La Plata: su cuerpo está formado por la multitud de fieles que han muerto en el Señor.


Pere ya no es sólo nuestro, es de todos. Por eso, cuando contemplo el paisaje desde Sant Honorat, este monte tan querido, la llanura que se extiende a nuestros pies… cuando contemplo el mar, la isla de Cabrera, el cielo azul que nos envuelve… Ahí está Pere, formando parte de esta humanidad resucitada de Jesús que abarca el universo entero. Por eso es que también está presente, entre vosotros, en esas calles de barro que tantas veces pisó, junto a las familias del barrio y junto a sus pobres, por los que dio la vida.


Y es por eso, que esta mañana volví al sepulcro, a contemplar esta reliquia, y a dejarme inundar por esta presencia, junto al Resucitado, que es como la luz de estos días de primavera: lo

ilumina todo y, sin que la veamos, hace que veamos hermosas y bellas todas las cosas. Y me desprendí de esta llave que había robado: se la puse bajo los pies de la imagen de la Virgen de Lluc, la que hemos dejado en el cementerio, para que sea ella que guarde esta reliquia (pues ya no es nuestra) hasta la Pascua definitiva. 

Querido Daniel: seguro que me he dejado muchos detalles, muchas vivencias por contar, muchos rostros por describir. Seguramente amigos comunes, cuando hablen contigo, o cuando te escriban, te podrán contar más cosas, más detalles, más anécdotas…

Recibe un fuerte abrazo de hermano y amigo. Unidos en la oración. 
Vicenç (Sant Honorat 4 junio 2013)


martes, 4 de junio de 2013

En memòria del P. Pere Riera Cànaves, Visitador General dels MSSCC (La Real, 04.06.2013)


Podríem dir que les persones tenim una geografia i una història, un calendari i uns símbols, una iconografia i una música que conformen la nostra identitat.

La geografia del P. Pere va començar al seu poble d’Ariany, al Pla de Mallorca; continuà a les muntanyes de Lluc, a l’escolania de blauets; jo el vaig tenir al teologat de Barcelona, d’on sortia cada dissabte fins a Esplugues, per acompanyar els pobres a la Fundació Engrunes; als seus anys de Roma, segurament es perdia per carrerons desconeguts; jo vaig recollir de les seves mans el projecte de Sant Honorat, a Randa; vaig tenir oportunitat de visitar la seva comunitat inserta al “Barrio 22 de Enero” (a les afores del gran Bons Aires); de vegades m’arribava qualque senyal de fum de les seves visites a Centreamèrica o de les seves missions a la Patagònia argentina...

A la muntanya de Randa hi somnià de valent... La seva capital fou “la ciutat dels pobres”, sense serveis mínims, on els peus s’enfanguen entre els immigrants “sin suelo ni techo”. Jo asseguraria que, des de jove, la seva muntanya  preferida fou el Calvari, on pengen els pobres, els indígenes, les dones que sofreixen violència, els pigmeus africans...

El seu calendari ha quedat obert per sempre al mes de Juny: “.Pel juny, molt sol i molta son” . Morí al mes dedicat als Sagrats Cors; el diumenge del Cos i de la Sang de Crist oferts per la salvació del món; a l’hora de nona, les 3 del capvespre, la mateixa hora en què espirava el Traspassat. Hi deu haver qualque caràcter expiatori en aquesta mort del P. Pere, un home jove en el qual havíem dipositat moltes esperances, quan encara no feia 2 anys que l’havíem votat perquè guiàs la nostra Congregació cap a una època nova. La seva malaltia i mort actualitzen la profunda kenosi de l’himne de sant Pau als Filipencs 2,5-11: l’abaixament i l’anorreament, voluntaris o acceptats, com a camí cristià.

Els amics més propers coneixien bé la música del P. Pere i al Facebook li han dedicat “Paraules per  Riera”, una pàgina plena de música, de poesia i de sentiment. Per començar, qualsevol de Taizé. També cançons apreses a l'escolania de Lluc o congregacionals. Després música folclòrica argentina i  llatinoamericana en general. En català, algunes de Lluís Llach...

Pere tenia les seves icones. No era l’estudiant més dotat per l’estudi, però prest es va fer un pensament propi i l’expressà d’una manera entenedora, amb  teologia feta art:

Vull parlar, primerament, de la seva col·lecció de mussols, dels quals en tenia més d’un centenar: “Un bon detectiu (i un bon educador, afegiria) ha de participar de les virtuts que representa el mussol”, la reflexió i la capacitat d’anàlisi (Laura Espot). Una amiga diu: “El Búho es un ave solitaria, con una buena visión de 360 grados (puede tener una mirada completa de las cosas sobre las que reflexiona),  más en la oscuridad, que contempla desde lo alto (busca contemplar la Verdad)”. El mussol pel P. Pere probablement era símbol de la persona contemplativa, que volia esser.

Icones de la seva inculturació argentina foren la “bombilla del mate”, que tant li agradava, petits escuts dels SSCC fets a mà i el “poncho color azul”, que la Delegació del Plata demanà que es dipositàs sobre el seu fèretre.

Pere estimava molt un Crist “gaucho” ressuscitat que feu pintar sobre els 4 punts cardinals de la fi del món per una capelleta de Lugano, Bs. Aires.

Però l’obra que engendrà amb més cura fou la icona de la Delegació del Plata, imaginada per Pere amb un missatge eclesial, teològic i pastoral: L’Església, Poble de Déu en camí. La Comunitat, imatge visible de la Trinitat.  Les comunitats representades per 12 membres (6 dones i 6 homes, de diverses edats i condició), que caminen entorn de Jesús i de Maria, abraçats amb la gent, vestits d’argentí, amb un amor inclusiu i diví representat en els Sagrats Cors.

La Comunitat viva, unida a l’Eucaristia, anunciadora de la Paraula, impulsada per l’Esperit/la santa Ruah. Acompanyada pel P. Fundador, pels Bisbes profètics i sacerdots consagrats, màrtirs de la justicia, laics i laiques missioners i solidaris, defensors de la vida, amics dels pobres. “Aquellos que supieron poner su Oído en el Evangelio y en el Pueblo... Hay que seguir andando nomás”.

“Queremos ser una "Iglesia Servidora", que es voz de los sin voz y comparte la lucha de los pobres.             Una "Iglesia Fraterna, Sororal y Comunitaria", entre los paisanos de la Patagonia, los desocupados de la Capital, los sin techo del Gran Buenos Aires, o donde el Espíritu nos lleve. Una "Iglesia Solidaria y Cordial", al lado de los que sufren, de los excluidos, de los menos amados, de los traspasados de la historia. Una "Iglesia Profética", que anuncia la Buena Nueva de Jesús. Que llama al cambio de corazón y de actitudes. Una "Iglesia donde la Vida reclama", que quiere crecer, soñar y vivir el proyecto de Jesús: Anunciar la Buena Noticia a los pobres, promover condiciones de vida más digna para todos, todas y todo.

Que  los SS. CC. nos concedan el don de una identidad conocida, agradecida, vivida y compartida. Si Ellos están en el origen de nuestra Congregación, irán acompañando su desarrollo, para ser Competente Socorro en nuestras comunidades” (Encuentro de la Delegación del Plata Buenos Aires, del 13 al 17 de Junio 2011).

Podríem dir més coses del P. Pere i del projecte de Congregació que va impulsar, però ara no em puc allargar. Els MSSCC ho estudiarem en l’avaluació i projecció del nou Capítol General. A tots els qui vos sentiu engrescats pel projecte de renovació del P. Pere Riera, vos convidam a sumar-vos a la nostra tasca. De nosaltres dependrà que no es morin sinó que prenguin volada les curolles del P. Pere Riera.

domingo, 2 de junio de 2013

ANUNCIANDO LA MUERTE DEL SUPERIOR GENERAL.


Hoy domingo 2 de junio, mes dedicado a los Sagrados Corazones, el P. Pere Riera Cànaves, msscc ha entregado su alma al  Padre. A las 3 de la tarde, la misma hora en que Cristo murió.
Desde ayer velábamos su lenta agonía en Son Espases. Una enfermera comentó: ¡Qué bien acompañado está! En la pequeña habitación del hospital nos hemos apiñado con un mismo sentir y lágrimas, sus hermanos: Joan y Aina, María y Joan, Josep y María Àngels; sus hermanos congregantes: Josep Amengual, Jaume Reynés y Vicenç Miró; sus fieles amigos: Lina Coll, Toni Moreno y María Antonia, su esposa.
El P. Vicenç no se ha apartado de su cabecera, con una mano puesta en la frente y otra en el pecho que se dilataba con los espasmos. Sus hermanos lo tenían agarrado de los brazos. El P. Gabriel Seguí le había hecho, hacía poco, la recomendación del alma, y anteayer se tuvo un momento de oración por él ¡Cómo se ha resistido a morirse! Ya llevaba 12 ampollas “que tumbarían a un caballo”, pero su cuerpo joven se aferraba a la vida. Hoy nos hemos congregado de nuevo el mismo grupito, con P. Miquel Darder, la madrina de bautismo, Antonia Mestre, una enferma amiga de la infancia. Finalmente, las apneas se hicieron más largas, y su hálito se apagó como un suspiro. El Vicario General ha comenzado un responso y una salve a la Virgen de Lluc.
Les anunciamos que mañana lunes día 3, en la Ermita de Sant Honorat, que tanto amó el P. Pere, velaremos su cuerpo y celebraremos las exequias a las 6 de la tarde. Luego  se le dará sepultura en el mausoleo de la Ermita, donde reposan el Hno. Jesuita Gregorio Trigueros, los cofundadores P. Gabriel Miralles y P. Francesc Solivellas, el P. Gaspar Munar y otros congregantes que esperan la resurrección en el monte de Randa.
El funeral se celebrará el martes a las 8 de la noche en el Monestir de Sant Bernat de La Real. Otras misas se le dedicarán en  Ariany, su pueblo natal, y en el Santuari de Lluc.
Pedimos a todos los congregantes y amigos que ofrezcan misas y oraciones por el eterno descanso del que fue por un período demasiado breve de dos años nuestro Superior General.


jueves, 23 de mayo de 2013

Preparando la próxima Fiesta de los Sagrados Corazones



Queridos hermanos congregantes, Laicas y Laicos MSSCC, colaboradores de los Centros Educativos  Joaquim Rosselló, de la Fundación Concordia y de muchas otras obras :

Ya grana otra vez el mes de Junio, consagrado al Corazón de Jesús, y este año me toca a mí -que suplo al P. Pere Riera, en su lecho de enfermo-, recordarles que “Dios es amor” y que se nos ha revelado en los Corazones de Jesús y de María. Recordarles nuestro Principio Dinámico: “Él nos amó primero” (1Jn 4,10). Un nuevo ”Especial Propósito”:

“Los Sagrados Corazones serán en adelante todo nuestro imán, el punto céntrico do converjan todos los afectos de nuestra alma; nuestro lugar de refugio durante la vida, nuestro solaz en la hora de la muerte, nuestra recompensa y corona en la patria del cielo” (PE, día 6º).

1.      El tesoro encontrado
Me  viene a la mente la interpretación del P. Joaquim de la parábola de Mt 13,44:  
 “Simile est”, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se parece a un tesoro escondido en el campo de la Iglesia, “thesauro abscondito in agro”. Una vez conocido, no puedes dejar de practicar esta devoción” (Tríduo al Corazón de Jesús, 1895).

Por esta perla lo “vendió todo” (una vida de más de 30 años de ministerio reconocido en la diócesis). Lo “encontró” en el desierto de Randa, la montaña mística donde el gran Ramon Llull y una larga fila de seguidores buscaron al Amado entre matorrales (“entre la vinya i el fonollar”). Allá lo “gozó” releyendo las Sagradas Escrituras y a san Juan de la Cruz, en oración reposada ante el sagrario y oteando el horizonte desde los amplios balcones de los miradores. Lo “excavó” hasta lo insospechado, con el discernimiento del obispo y de otros compañeros vocados a la contemplación.

“¡En los SS. Corazones está el tesoro de toda riqueza! En ellos el oro, la plata y las piedras preciosas de todas las virtudes; en ellos la paz, el gozo en el Espíritu Santo que constituyen el verdadero reinado de Cristo Dios en nuestras almas” (Piadosos Ejercicios, día 19).

El P. Joaquim esculpió su nombre en el mismo título de la Congregación que fundó porque “ése y no otro” recogía la Providencia amorosa que lo guió en el pasado y señalaría con entusiasmo el proyecto misionero del futuro (cfr Reglas, Introducción histórica, p.18).  De esta savia nos alimentamos, como las dos ramas del mismo árbol, los congregantes religiosos y las laicas y laicos que nos identificamos y colaboramos con su espiritualidad y misión.

2.      Continuar la tarea del P. Pere Riera
A vivir esta Buena Noticia nos convocaba el P. Pere, por encargo recibido del último Capítulo General. ¿Cómo anunciaremos la Buena Noticia de que Dios nos ama, especialmente a los pobres y a los jóvenes?  Sus consignas eran: “Escuchar con el corazón el grito de cada uno”. “Volver al sueño originario”. “Una pastoral del encuentro”. Quería dar participación a la generación más joven y formar a los formadores.
Las Hermanas Calvarianas nos describen así el estilo del P. Pere: “Lo recordamos alegre, espontáneo, tierno, profundo y cercano. Un hombre que siempre estaba en diálogo con el hoy de la historia, actualizado, audaz para acompañar situaciones difíciles como a los varones violentos en busca de su recuperación. El proceso personal que él hizo de nuevas masculinidades lo contagiaba a otros y era una mediación muy apropiada y oportuna para el empoderamiento de las mujeres. Este modo que él tenía favoreció mucho su relación con las nuevas generaciones de la vida religiosa y fue un aporte muy valioso para los religiosos jóvenes (REJO). Quienes participaron de dichos encuentros están sumamente agradecidos por este acompañamiento. Su cercanía de hermano y su capacidad de escucha, hizo posible y fortaleció  la inter-congregacionalidad”.

Nos alegra reconocer que algunas de las últimas iniciativas llevadas a cabo son fruto de su espíritu: Las Jornadas para formadores en Rwanda, en Guatemala y en Mallorca. Las Misiones Populares compartidas en la Delegación del Plata, en Valcheta (Patagonia) y en el barrio 22 de Enero.- La Misión que comparten estos días en Dominicana religiosos y laicos, jóvenes y adultos, bajo el lema “Creemos en los Corazones de Jesús y de María”.- La campaña de las Jornadas de Vida y Fe en nuestros colegios de España, con la colaboración de los responsables de la Pastoral Juvenil y de la Pastoral  de CEJR, implicando a los alumnos mayores de ESO, etc.

El P. Pere dio “testimonio de la verdad”, como Juan el precursor, y nosotros pudimos “disfrutar un rato de su luz” (Jn 5,35). Ahora nos toca a nosotros continuar la tarea del P. Pere, si es que creemos en el Proyecto del último Capítulo  General. Llevémoslo adelante.

3.      Declaración de las Virtudes Heroicas del Fundador
La celebración de nuestros Titulares coincide este año con el reconocimiento que acaba de hacer la Iglesia de la figura de nuestro Fundador (3.5.2013). La Causa de Beatificación empezada hace 79 años (1934) ha recibido el sello de garantía dela Iglesia.

Pedimos a todas las Delegaciones que aprovechen la próxima Fiesta de los SS. Corazones para dar gracias a Dios que nos ha bendecido con el tesoro del Amor de Dios, encontrado en el campo de la Congregación y en la Iglesia. Presentemos a los hermanos sacerdotes y al pueblo fiel el camino espiritual de nuestro Fundador. Démoslo a conocer. Supliquémosle que interceda por nosotros ante Jesucristo, pues vivió todas las virtudes en un grado heroico.

Para ello me parecen muy sugerentes las reflexiones que escribe el P. Josep Amengual en el Boletín de la Causa de Beatificación:
“El Papa ha reconocido la constancia, a lo largo de una larga vida, en la contemplación, en la predicación, en el servicio a los pobres, en la fidelidad a los pastores de la Iglesia. La Iglesia ha reconocido como el mensaje de contemplación de Dios, que es amor, y de la misión cordial, sin condenar a nadie, es válido. La escuela en el interior de los Corazones de Jesús y de María, es para nuestro mundo.
El decreto romano ha reconocido actos heroicos, de obediencia, de servicio a los apestados, de ser fiel a la vocación, a pesar de tantos obstáculos. Pero lo importante son la fortaleza y perseverancia, hasta el final. La fidelidad sin fisuras a Dios, a la Iglesia, a su comunidad misionera, a los pobres”.

Se ha reconocido a un hijo eminente de la diócesis de Mallorca: “Oráculo del clero de su tiempo” (Mn. Gabriel Fiol Vallés). Confirma el carisma de una Congregación que desea ser “Competente socorro” para las necesidades de la Iglesia. Un camino de santidad para todo el pueblo cristiano, pues la primera Bienaventuranza y Felicidad consiste en sentirse amados por el Padre y adentrados en el Corazón del Traspasado, Como experimentó en su corazón María de Nazaret, la que dijo: “En adelante me felicitarán todas las generaciones” (Lc 1, 48).

Me parece oportuno concluir esta carta con la despedida que ponía el P. Joaquim al Estudiante Bernat Beltrán:
Macte animo, esfuérzate y ten confianza en los Sagrados. Corazones que, pasada la borrasca, que quizá te espera, pondráse luego la mar tranquila y navegarás viento en popa” (21/08/1905).

Foto: Vitral de la capilla del Santísimo de la iglesia SSCC de Palma